Portonazo

Portonazo

El pasado 30 de junio llegaba a mi domicilio con mi hija de 15 años en nuestro auto, cuando estábamos listos para entrar se nos colocó un auto por detrás y bajaron tres delincuentes fuertemente armados, me apuntaron y me exigieron les entregara el control del vehículo (sabían perfectamente que no funciona con llave) y a mi hija la sacaron violentamente del auto arrojándola al suelo, le quitaron su celular y la registraron para ver si tenía otro objeto de valor. Corrí a rescatar a mi pequeña y de no hacerlo habrían pasado por encima de ella sin ningún miramiento. Esa escena es la que no logro borrar de mi cabeza y me produce una angustia indescriptible. A pesar de no resistirme en lo más mínimo igualmente podría haber perdido mi mayor tesoro, mi hija.
Las armas que portaban eran de grueso calibre y no eran menores de edad.
El auto apareció el mismo día en la madrugada estacionado en un hospital junto a otros dos vehículos: un Mercedes Benz y un Mini Cooper, también robados.
Lo que no hemos recuperado y creo que nunca lo haremos es nuestra TRANQUILIDAD, siento que eso fue lo que realmente nos robaron.
BASTA BASTA BASTA de que sigan actuando en la más absoluta impunidad.

A.G.

Comentarios

comments

Noticias Relacionadas